Receta de un plato típico para celebrar el 25 de Mayo

El 25 se Mayo es un día muy especial para la historia argentina porque un día como hoy, pero en el año 1810 un grupo de patriotas decidieron dar el primer paso en el camino hacia la Independencia.

Una serie de acontecimientos revolucionarios para la época, se produjeron durante la llamada semana de Mayo que duró entre el 18 y el 25 de Mayo conformandose en esos día la Primera Junta de Gobierno.

Con la Revolución de Mayo comenzó el proceso de surgimiento del Estado argentino, que siguió el 9 de julio de 1816 en el Congreso de Tucumán, donde se declaró la Independencia de la nación argentina.

Para celebrar estas fechas el pueblo suele consumir comidas típicas que forman parte de la tradición gastronómica argentina.
Se dice que los esclavos prepraban una comida con las sobras de la faena animal en los mataderos, que llevaba como ingredientes patas de vaca, entrañas, maíz y variedad de verduras que eran hervidas en una olla, y vendidas a las personas que concurrían desde largas distancias en sus carretas a particpar de las reunionesd en las plazas.

El locro se prepara y se degusta en los hogares argentinos para conmemorar las fiestas patrias del 25 de mayo y el 9 de julio.

Ingredientes

*Aceite de maíz 40 centímetros cúbicos
*Panceta salada 200 gramos
*Falda 120 gramos
*Patitas de cerdo 200 gramos
*Chorizos de cerdo 3 unidades
*Chorizos colorados 3 unidades
*Maíz blanco 600 gramos
*Porotos pallares 200 gramos
*Puerro ½ atado
*Zapallo anco 400 gramos
*Caldo de verduras 500 centímetros cúbicos
*Mondongo 350 gramos
*Pimentón dulce 60 gramos
*Comino 25 gramos
*Sal fina 20 gramos
*Pimienta blanca molida 20 gramos
*Aceite picante: Aceite de maíz 150 centímetros cúbicos
*Cebolla de verdeo ½ atado
*Pimentón dulce 20 gramos
*Ají triturado picante 30 gramos
*Agua fría 70 centímetros cúbicos

Receta del locro criollo
1- En una cacerola grande con aceite de maíz, cocinar y dorar a fuego medio las carnes. Incorporar la panceta, que comenzará a desprender su grasa y a tornarse dorada y crocante. Agregar la falda cortada en cubos parejos, las patitas de chancho, la carne del chorizo de cerdo y el chorizo colorado cortado en ruedas.
Cocinar a fuego moderado por lo menos durante unos 15 minutos y salpimentar con sumo cuidado.

2- A continuación integrar el maíz y los porotos previamente remojados con 8 horas de antelación (durante esas horas debe cambiarse el agua al menos tres veces). Agregar entonces los granos de maíz blanco y los porotos pallares, seguir cocinando y revolviendo por unos 5 minutos más.

3- Incorporar los vegetales. Primero los puerros y unos minutos más tarde los cubos de zapallo. Volver a salpimentar discretamente.

4. Para continuar guisando, añadir el caldo y más tarde el mondongo, previamente hervido y luego cortado en tiras delgadas. Condimentar con el pimentón dulce y el comino molido. Controlar.

5- La cocción del locro puede llevar entre 2 y 3 horas a fuego suave. Si se evapora demasiado el líquido, es factible agregar más agua, preferentemente caliente, para no bajar la temperatura de cocción. Es importante quitar y eliminar la espuma que se va formando en la superöcie de la preparación.

6- La textura y coloración del guiso estarán dadas por el zapallo, que con tanto tiempo de cocción se desarmará y brindará la consistencia característica de este clásico plato. Asimismo, la textura algo densa, estará dada por el almidón que se encuentra en el maíz y los porotos. La preparación deberá tener una consistencia ligada o medianamente espesa. Más allá del tiempo indicado, el locro estará listo cuando se deshaga completamente el zapallo, el maíz y los porotos resulten tiernos y asimismo las carnes.

7- Para acompañar el locro hacer una salsa típica de la cocina regional llamada Grasita Colorada. Consiste en un salteado de cebolla de verdeo en aceite de maíz, condimentado con pimentón dulce y ají picante, al que inmediatamente fuera del fuego, le agregaremos agua fría. Esto generará que la cebolla de verdeo decante y resulte el aceite saborizado, coloreado y picante en la superficie, que es lo que se recuperará y utilizará para condimentar el locro.