Raymond Depardon en el Centro Cultural Recoleta.

El reconocido fotógrafo y cineasta francés, interroga en su trabajo los lazos entre la imagen y la ética.

Se trata de uno de los fotógrafos más destacados del siglo XX. Reconocido por sus reportajes en lugares sensibles, por sus libros donde imagen y texto se entrelazan, creador de documentales sobre la vida cotidiana en una sociedad en estado de cambio, Raymond Depardon, es un creador sin límites. Depardon pone el ojo en lugares que el supone “todo el mundo podría hacer y que nadie hace”. Tiene la mirada de un niño que ve las cosas por primera vez.

En su cine y su fotografía, se encuentran historias particulares pero universales a la vez. En esta selección de sus más recientes películas, que además dialogan con su muestra fotográfica Francia, se encontrarán historias que retratan al país, pero que están narradas con su particular mirada, la cual hace sentir que podrían suceder en cualquier lugar del mundo.

Los sábados 7 y 28 de junio a las 20 hs se proyectará La Vie Moderne.

Journal de France se verá el 14 de junio y 5 de julio a las 20 h. Viajando solo, Depardon pasó seis años capturando Francia con una cámara de gran formato. Este largo y solitario road trip proveyó un terreno fértil para la creación –con Claudine Nougaret, su compañera y colaboradora de larga data– de un notable diario de viaje. Este recorrido lo llevó de vuelta a lugares importantes de su pasado como reportero –Chad, Venecia, Cannes– y a revisar la riqueza de material inédito de su archivo. Íntima, cautivadora, reveladora, Journal de France ofrece un retrato único de un país y sus paisajes, una panorámica de una carrera verdaderamente ilustre y un resumen fascinante del desarrollo del arte fotográfico en el último medio siglo.

Finalmente, el ciclo lo cerrará con Les Habitants el 21 de junio y 12 de julio. Un viaje de Raymond Depardon por toda Francia. “Planeo detenerme frente a casas, negocios, edificios municipales. Voy a conocer a la gente de Francia, a escuchar lo que tienen para decir. No voy a hacer preguntas. Los voy a dejar tomarse su tiempo, reunir sus pensamientos y hablar como quieran. Voy a invitar a gente a la que recién conozca a un estudio móvil para conversar, sin restricciones, con absoluta libertad.”,