Protocolo de seguridad, para llevar adelante el desarrollo de producciones publicitarias, spots, cortometrajes, video, musical y actividades afines.

Recoleta love

A partir de hoy vuelven las actividades relacionadas con la industria de producción de cine publicitario.

El protocolo tiene como objetivo efectuar pautas para minimizar riesgos de adquisición y posibilidad de diseminación de COVID-19 frente al regreso a la actividad de todo el colectivo laboral que la compone.

Será de aplicación para todas las empresas productoras de publicidad del país y el ámbito del GCABA, para el personal afectado al desarrollo de la actividad por parte de las productoras y para el personal de subcontratistas, proveedores esenciales que interactúen en los espacios de trabajo y/o cualquier persona involucrada directamente en la prestación de servicios.

El mismo establece normas generales como promover el teletrabajo para todos aquellos trabajadores y actividades que puedan realizarse de manera remota, armar equipos mínimos de trabajo, un máximo de 20 personas por rodaje, distanciamiento físico de 1.5 mts, de modo que la ocupación del espacio será de una persona en 15 m2, uso obligatorio de tapabocas, y limpieza de todos los espacios afectados a la distintas etapas.

En el caso de maquilladores, estilistas etc. en dónde la distancia no pueda respetarse, se utilizará barbijo quirúrgico y máscara facial.

Asimismo, establece pautas para cada una de las etapas del rodaje: desde la planificación general incluyendo las reuniones previas, los castings, hasta el servicio de catering, el transporte de equipos, prueba de vestuario, maquillaje, y producción.
En todas las etapas la productora deberá proveer de todos los elementos de protección a todos los asistentes al rodaje.

A su vez, el protocolo establece que será obligatorio que todo rodaje cuente con una estación de control COVID-19 dotada con personal designado por la productora que tendrá la tarea de: controlar la temperatura corporal con termómetro sin contacto, proveer y chequear colocación de tapaboca y de guantes de trabajo (sólo en quien corresponda), y lentes de protección ocular o máscara protectora para los integrantes de las áreas obligadas a utilizarlas. Además de proveer alcohol en gel y controlar los ingresos y egresos de personal a la locación.