Preocupación por el fallecimiento de una médica del área de Neonatología del Hospital Rivadavia en el barrio de Recoleta.

Recoleta love

La doctora pertenecía al Servicio de Neonatología del hospital. Su muerte se suma a la del enfermero José Aguirre, y ya son dos casos los de muerte entre trabajadores de la salud, que se da en este centro sanitario. ATE reitera su preocupación al respecto.






La médica María Laura Estanga falleció este viernes, luego de haber contraído el virus, mientras desempeñaba tareas en el área de Neonatología del establecimiento ubicado en el barrio porteño de Recoleta. Se trata de el segundo fallecimiento junto al del enfermero José Aguirre sucedido el 20 de junio pasado, registrado por coronavirus en el establecimiento que a día de hoy, registra 92 personas infectadas y 220 aisladas por contactos estrechos.

Alarma en la Salud Pública, por el nivel de ocupación de camas y hospitales que deben cerrar áreas de atención a causa de los contagios.

El delegado de ATE Rodolfo Arrechea, ya había manifestado que “si seguimos en este nivel de contagios y aislamiento vamos a estar complicados, porque no hay otra manera de contener las demandas que poniendo el cuerpo”.

Desde el Gobierno Nacional y conforme los epidemiólogos, aún no hemos transitado lo peor de la pandemia en Argentina y se considera que al menos un 2% del personal sanitario a nivel nacional, tiene o ha transitado la enfermedad.

 “Veníamos contando esta situación. Es el segundo fallecido por COVID en el Rivadavia y buena parte del equipo de trabajo aislado por licencias con enfermedades. Venimos denunciando que nuestro sector tiene un alto estrés por esta situación. Hay mucho cansancio físico y mental, la verdad que a veces decimos que vamos a tener camas, pero son virtuales, porque no vamos a poder atender a la altísima demanda”, afirmó a los medios Arrechea.

A pesar de la compleja situación que están atravesando, el delegado gremial hizo una salvedad con respecto al aumento de insumos protectores que están recibiendo a partir del fallo a favor, dictaminado por el juez Alfonsín tras un pedido de amparo por las normas de cuidado para el personal de la salud.

Para concluir Arrechea declaró que “Realmente nadie sale a trabajar para perder la vida, es como que hay dos países: lo que pasa adentro de los hospitales y lo que pasa en el resto de la ciudad. Realmente nos duele”.