Mudarse es un proceso estresante? Para el 80% de los argentinos sí.

Recoleta love

Algunos estudios la ubican dentro de las situaciones más estresantes en la vida una persona. ¿Cómo la sobrellevan los argentinos? ¿qué medidas toman para mitigarla?

Nuevo lugar, nuevo barrio, nuevos vecinos. Mudarse es sin dudas un cambio sumamente significativo para una persona o una familia. Un nuevo estudio realizado por Zonaprop a más de 2800 personas de entre 20 a 60 años de CABA, GBA e interior, concluyó en que más del 96% se mudó alguna vez en su vida, el 65,2% de ellas hasta cinco veces y 34,7% más de cinco.  Para el 79% de los encuestados el sólo hecho de pensar en una mudanza le genera estrés.

“El proceso de mudanza de principio a fin suele ser estresante y conlleva una carga emocional y económica muy grande, pero se ve reflejado en nuestra encuesta que para más del 90% de las personas significó un cambio para mejor”, afirmó Nicole Conforti, Brand Manager de Zonaprop.

Según el estudio realizado por el portal de propiedades, para el 53,5% de las personas la mudanza es una de las situaciones más estresantes por las que atraviesa una persona, mientras que para el 46,4%, no es tan así. De todos modos, para el 43,8% del total de los encuestados el estrés que genera mudarse es comparable con la sensación de rendir un examen, mientras que el 22,4% es similar a la de quedarse sin trabajo, el 18,7% la compara con atravesar un divorcio y el 14,9% la contrasta con la tarea de buscar colegio para sus hijos.

Al momento de preguntar cuáles son los factores que hacen poner los nervios de punta a todos aquellos que deciden mudarse, los resultados fueron bastante variados. El 33,1% considera que el gasto económico que conlleva la situación es muy desgastante, el 25,7% opina que guardar todas tus pertenencias para trasladarlas ocupa la mayor parte de la energía, el 16,5% considera que es muy estresante el hecho de buscar propiedades, para el 16% rearmar la casa nueva es el mayor desafío, al 6,3% le estresa tener las cosas repartidas entre la casa vieja y la nueva, para el 5,6% ir a ver propiedades le resulta una tarea muy ardua y, por último, solo para el 2,5% que algo se rompa es motivo de alteración.

Con el fin de mitigar todas estas cuestiones, la receta infalible para el 88,2% de las personas encuestadas es la organización y planificación previa para que no surjan imprevistos de último momento, de hecho, el 11,8% utiliza las vacaciones para resolver todas las tareas rápidamente y poder continuar con su vida lo antes posible.

Para el momento específico en que las personas deben trasladarse junto con sus pertenencias hacia el nuevo hogar, el 54,6% de los encuestados prefiere contratar un servicio de mudanzas, mientras que el 45,3% restante prefiere ser autosuficiente. En el caso del primer grupo, un 72% elije un servicio de camión de mudanza, pero prefiere empaquetar y ordenar en la nueva propiedad ellas mismas. Un 19,2% contrata un servicio que se ocupe de todo (empaquetar, trasladar y colocar en la nueva propiedad). Sólo un 8,6% prefiere elegir el servicio más barato que encuentre.

En cuanto al grupo que elige trasladarse al nuevo lugar por sus propios medios, un 19,8% se muda en etapas y 25,7% le pide ayuda a familiares y amigos. El 54,4% restante tiene en cuenta ambas opciones.

Antes de que llegue el día de la mudanza en sí más del 60% de las personas encuestadas se toman el trabajo de organizar lo mejor posible para poder desempacar más rápido después y el 95% se despoja de aquellas cosas que ya no son útiles, regalándoselas a amigos o familiares (40,8%), donándolas a instituciones benéficas (41,4%), o desechándolas (11%). Sólo un 6% elige recuperar gastos vendiendo algunas pertenencias.

Previo a dejar la vieja propiedad, el 50,5% de las personas encuestadas se toma el trabajo de limpiar a fondo aprovechando que el lugar está vacío y el 36,2% se encarga de realizar todos los arreglos necesarios. Únicamente un 7,2% se encarga de pintarlo. Al momento de ocupar el nuevo hogar, el 57,5% del total de la muestra ordena tranquilo, sin importar cuánto tiempo demande, mientras que el porcentaje restante (42,4%) prefiere realizarlo lo más rápido posible. Sea como sea, mudarse es un gran reto.