Milei ha propuesto un programa de reformas radicales

Milei ha propuesto un programa de reformas radicales que involucra la eliminación de los controles estatales en la actividad empresarial, privatizaciones, la liberalización de precios y una significativa reducción de empleos, respaldado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). En 2018, el país contrajo una deuda de 44.000 millones de dólares con esta entidad.

Los primeros pasos de este plan se dieron a conocer el pasado 20 de diciembre a través del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), seguido por la llamada ‘ley ómnibus’, una iniciativa que contempla más de 300 reformas legislativas para asegurar la libertad económica.

Sin embargo, el DNU ha generado rechazo entre sectores sindicales y ciudadanos, quienes han organizado protestas y han presentado recursos judiciales buscando declarar la inconstitucionalidad de la propuesta presidencial.

En respuesta a estas acciones, el Ejecutivo ha implementado una normativa estricta que, según sus críticos, limita el derecho a la protesta y la asociación, empleando restricciones, controles policiales, y otras medidas que son consideradas como persecutorias hacia los organizadores, tildándolos de beneficiarios abusivos del Estado.

Este escenario se encuentra en sus etapas iniciales. Tanto el DNU como la ‘ley ómnibus’ deben ser aprobados por ambas cámaras del Congreso, donde el oficialismo carece de mayoría. Ante la posibilidad de un rechazo, Milei ya ha anunciado su intención de someter el ‘decretazo’ a un referéndum.