Medidas que deberá cumplir el sector gastronómico para volver con la atención al aire libre.

Recoleta love

Dueños, empleados y clientes deberán asumir la responsabilidad de hacer cumplir el protocolo sanitario para prevenir de la propagación del virus.

La nueva fase del aislamiento, que comienza hoy lunes, valida la apertura de espacios al aire libre de bares y restaurantes, los encargados de los locales de gastronomía deberán, como primera medida, ratificar la propuesta de reapertura ante el Gobierno local, para luego avanzar en la atención al aire libre.

El protocolo que deberán cumplir incluye “que no podrá haber servicio alguno en los salones internos, la distancia entre personas deberá ser de al menos 1,5 metro y habrá que llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico”.

Tanto los clientes como el personal gastronómico deberán usar tapabocas de manera permanente y “en caso de que los establecimientos no cuenten con un acceso directo desde el exterior al patio o terraza, se deberá demarcar un pasillo (libre de objetos) que contemple ambos sentidos de circulación”, además de “evitar la permanencia de personas en la vía de circulación“.

Cada mesa estará dispuesta con un radio propio libre de 1,7 metro cuadrado respecto de las otras, podrán sentarse un máximo de cuatro comensales, y deberán ser sanitizadas ante cada cambio de cliente.

Asimismo, la Ciudad de Buenos Aires recomendó “el uso de medios de pago electrónicos en todas las operaciones” y agregó que “en caso de que el pago se realice a través de tarjetas de crédito o débito, se deberán desinfectar tanto las tarjetas como el posnet utilizado con solución de agua y alcohol”.

En cuanto a los trabajadores del comercio, se estableció que cuenten con “reposición de Elementos de Protección Personal (EPP) y kit de desinfección húmeda (consistente en la limpieza con agua y detergente y luego desinfección con una solución de lavandina de uso comercial con agua (10 ml de lavandina en 1 litro de agua)”.

Por último, fijaron que los empleados no podrán usar el transporte público para llegar a los lugares de trabajo dado que están reservados únicamente para los trabajadores esenciales.