«La viuda alegre» ballet directo desde las redes del Teatro Colón para que lo disfrutes en casa! Domingo 31, 20hs.

Recoleta love
El Teatro Colón transmitirá por internet este domingo 31 a las 20 hs, la emotiva función del ballet «La viuda alegre» de 2018

«La viuda alegre» hizo su debut el 30 de diciembre de 1905 en Viena, por lo que lleva más de un siglo girando sobre los escenarios del mundo.
En su inicio se trató de una opereta de tres actos musicalizada por el compositor austro-húngaro Franz Lehár, el guión a cargo de Victor Léon y Leo Stein basados en la comedia «L’attaché d’ambassade» de Henri Meilhac.

El relato cuenta la historia de una mujer viuda, joven y muy adinerada que vive en un pequeño principado cuya economía está en ruinas, por tal motivo, las autoridades del lugar temen que la viuda decida llevar su fortuna al extranjero, cosa que quieren evitar tramando un plan para que la joven señora se case con un habitante del principado.

Plan en marcha, se empeñan en encontrar al candidato ideal para que se enamore, decida quedarse y mantenga su capital en el principado. Puede que el plan sea bueno pero a veces las cosas simplemente, se complican y, de hecho, es lo que sucede, por lo que en varias líneas de la trama la historia se enmaraña, y el plus, son los bailarines brillando en la interpretación.

La directora del Ballet Estable del Teatro Colón y distinguida bailarina argentina, Paloma Herrera, seleccionó la función del 8 de agosto de 2018, que será emitida desde las cuentas del Colón en las redes sociales, este domingo 31 de mayo a las 20 hs.

La opereta creada por Lehár, Léon y Stein en 1905 tuvo una extraordinaria repercusión en todo el mundo, tal es así que aparece en el puesto 22 de entre las cien óperas más representadas entre 2005-2010. La historia llegó al cine, en más de una ocasión.

Por dichas razones, el por entonces codirector del Australian Ballet, Robert Helpmann dispuso con los herederos de Lehár crear una versión de la obra para ballet respetando la música original de la opereta. Esto sucedió a mediados de la década de los 70.

Fue el propio Helpmann quien se encargó de escribir el libreto y sumó al británico Ronald Hynd para realizar la coreografía que el público ovacionaría, el 29 de noviembre de 1975.