Juan Carlos Distéfano. La memoria residual. Con entrada libre y gratuita en el Bellas Artes.

Hasta el 31 de Julio, se podrá visitar la muestra en el Pabellón de exposiciones temporarias, que reúne esculturas y dibujos del artista inspirados en obras pictóricas.

El Museo Nacional de Bellas Artes inauguró el pasado 11 de mayo, la muestra “Juan Carlos Distéfano. La memoria residual”, curada por María Teresa Constantin, que reunirá en el Pabellón de exposiciones temporarias una selección de esculturas y dibujos en los que el artista reinterpreta a sus grandes maestros de la pintura argentina y universal.

“Esta exposición –explica el director del Museo, Andrés Duprat– traza un relato de los vínculos que sostuvo Distéfano con la historia del arte y emprende aquí una interpretación personal de esa historia. Las obras exhibidas testimonian las fuentes del pasado donde el artista ha ido a buscar géneros y temas para concretar su imaginario visual, para dislocar ese tiempo anterior con otras formas, otros materiales y un catálogo de personajes, de figuras humanas, que complejizan la lectura de la producción artística occidental”.

Evitando el ordenamiento cronológico o temático, la exhibición –que incluye obras de la colección personal de Juan Carlos Distéfano, del Museo y de acervos privados– reúne 19 esculturas creadas entre 1972 y 2022, junto con 16 estudios para la realización de varias de ellas, en las que el artista argentino expresa su atracción por la pintura, a partir de dos ejes principales.

Por un lado, algunas de las esculturas tienen como punto de partida pinturas del renacimiento italiano o alemán, en las que la torsión de un cuerpo, un ínfimo detalle al margen del motivo central o la acritud del espíritu de la tela generaron objetos escultóricos centrales en la producción de Distefano.

El segundo eje lo constituyen obras en las que el artista homenajea a pintores argentinos, como Lino Enea Spilimbergo, Ramón Gómez Cornet y Enrique Policastro, entre otros. Se trata de un conjunto atravesado por preguntas referidas a cómo la escultura puede dar cuenta del paisaje o de qué modo poner en volumen las pinturas con las que se formó y que aún hoy lo conmueven.

Según explica Constantin –que fue curadora del Pabellón Argentino en la Bienal de Venecia de 2015 con la obra de Distéfano– “los trabajos exhibidos invitan a la observación del tratamiento del color en su obra, las transparencias y capas, el error que, capturado, nutre un detalle y los efectos y sentidos producidos por la inclusión de materiales reales al interior de las obras”. En sus palabras, se trata de “una exposición íntima, donde se exhiben hilos de la memoria, imágenes latentes. Aquello que fue atesorado y retenido desde sus tempranos viajes a Europa, la amada Italia (memoria también de sus orígenes), un modo de estar en el mundo, los desgarros que produce y, siempre, el consuelo del arte”.

Entre las piezas en exhibición, se incluyen dos versiones de la escultura “Emma traviesa. Homenaje a Lino Enea Spilimbergo” (2014-2015) y una serie de estudios preparatorios realizados en sanguina sobre papel. Una de estas obras ingresó a la colección del Museo en 2018, cuando Distéfano fue distinguido con el Premio Nacional a la Trayectoria Artística.

Además, podrá verse la última obra creada por Distéfano: “La necesidad del arco iris”, una escultura en resina poliéster fechada entre 2020 y 2022, que abre el recorrido por el Pabellón.

También se presenta al público la escultura “La Urpila en Buenos Aires. Homenaje a Gómez Cornet” (2009-2010), creada en poliéster reforzado y materiales varios, en diálogo con la pintura de 1946 del artista santiagueño, perteneciente a la colección del Museo.

“Juan Carlos Distéfano. La memoria residual” podrá visitarse hasta el 31 de julio en el Pabellón de exposiciones temporarias del Museo, de martes a viernes, de 11 a 20, y los sábados y domingos, de 10 a 20, con entrada libre y gratuita.

Sobre Juan Carlos Distéfano
Pintor, diseñador gráfico, dibujante y escultor, nació en Villa Celina, Provincia de Buenos Aires, el 29 de agosto de 1933. 

Tras formarse en diseño gráfico, en 1952, inició sus estudios en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, donde tuvo como profesores a Alfredo Gramajo Gutiérrez, Aurelio Macchi y Onofre Pacenza, entre otros. Tres años después, se casó con la escritora Griselda Gambaro, con quien luego viajó a Italia. Tras regresar, se desempeñó como diseñador gráfico. 

En la década del 60, organizó el Departamento de Diseño Gráfico del Instituto Di Tella, que marcó un hito en este campo, y al que se incorporaron nombres como Humberto Rivas, Juan Andralis, Rubén Fontana, Roberto Alvarado, Norberto Coppola y Carlos Soler. 

Por esa época, Distéfano ya experimentaba con materiales diversos, que lo llevaron a trabajar con el poliéster y la fibra de vidrio.

En 1964, realizó su primera muestra individual en la Galería Riobóo Nueva, donde expuso pinturas. Tres años más tarde, fue elegido para integrar el envío argentino a la IX Bienal de Sao Paulo, junto con Emilio Renart y David Lamelas. 

En 1969, obtuvo la beca Francisco Romero, otorgada por la Embajada de Italia y el Fondo Nacional de las Artes, y viajó con su familia a Roma, donde residió hasta 1970. Ya en la Argentina, abrió junto con Rubén Fontana un estudio de diseño gráfico. 

En 1973, su escultura “El mudo” ingresó a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes. 

En 1976, realizó su primera muestra de escultura en la Galería Artemúltiple. Luego, se exilió con su familia a Barcelona por razones de seguridad. Sus obras de esta década son emblemáticas y evidencian la violencia de la época. Las esculturas sintetizan el dramatismo del ámbito social a través de formas de extrema belleza.

En 1980, regresó al país. Desde entonces, ha presentado su obra en múltiples exposiciones. En la Galería Jacques Martínez, exhibió sus trabajos creados en España. En 1987, realizó una muestra en la Galería del Retiro. Luego, en 1991, se organizó una exposición antológica de su producción en la Fundación San Telmo y, paralelamente, una muestra individual en la Galería Ruth Benzacar. En 1998, el Museo Nacional de Bellas Artes exhibió una retrospectiva de su obra con curaduría de Marta Nanni.

También ha sido convocado para integrar importantes muestras colectivas en el ámbito nacional e internacional, en instituciones como el Museo de Santa Mónica, Barcelona; Jack S. Blanton Museum of Art de la Universidad de Austin, Texas; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid; The Museum of Fine Arts, Houston; Espacio de Arte de la Fundación OSDE y Espacio Casa de la Cultura de Buenos Aires.

En 2010, realizó la muestra individual antológica “Distéfano Interior” en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén. En 2015, fue el artista elegido para representar al país en la Bienal de Venecia. La curadora del Pabellón Argentino en el encuentro fue María Teresa Constantin. En 2018, recibió el Premio Nacional a la Trayectoria Artística, que otorga el Ministerio de Cultura de la Nación.

La relación entre Juan Carlos Distéfano y el Museo Nacional de Bellas Artes es larga y fructífera. Participó de numerosas muestras colectivas; la colección posee algunas de sus obras más emblemáticas, y en 1998, la institución le dedicó una gran retrospectiva. Juan Carlos Distéfano. La memoria residual agrega un nuevo capítulo a esta profunda relación.

Esta muestra traza un relato de los vínculos que sostuvo Distéfano con la historia del arte argentino y universal, especial y paradójicamente con la pintura, a pesar de ser, sobre todo, escultor. Las obras exhibidas testimonian las fuentes del pasado donde el artista ha ido a buscar géneros y temas para concretar su imaginario visual, para dislocar ese tiempo anterior con otras formas, otros materiales y un catálogo de personajes, de figuras humanas, que complejizan la lectura de la producción artística occidental.

Distéfano emprende aquí una interpretación personal de esa historia, construida a partir de un repertorio pictórico europeo y argentino en el que reúne a Lino Enea Spilimbergo con Matthias Grünewald, a Ramón Gómez Cornet con Luca Signorelli, al Greco con Enrique Policastro.

Hay en sus trabajos evidentes puntos de encuentro con la tradición, pero también innumerables desvíos en sus modos de hacer, y en ellos reside, finalmente, la potencia de sus piezas, su efecto de monumentalidad. Desde la admiración por los maestros del pasado lejano y reciente, en ese diálogo que resuena en su producción, Distéfano ha encontrado un camino para inscribir su propia obra en ese gran universo que es la historia del arte occidental.

“Juan Carlos Distéfano. La memoria residual” podrá visitarse hasta el 31 de julio en el Pabellón de exposiciones temporarias del Museo, de martes a viernes, de 11 a 20, y los sábados y domingos, de 10 a 20, con entrada libre y gratuita.


Links Interesantes para descubrir

Palermonline. | On Line en Palermo desde 1999.
Palermo Tour. | Turismo en Palermo.
Palermo Noticias. | Barrio de Palermo.
Noticias Recoleta | Recoleta a fondo.
Belgrano News. | Belgrano mucho más que un Barrio.
Colegiales Noticias | Colegiales. El barrio que crece.
Chaca News | Chacarita. Un sentimiento.
Noticias Abasto | Abasto, historia y futuro.
e Woman | Mujer Verde.
Tech News | Lo último en Tecnología.
Milonga  | Tango, Milonga y Vals.
Noticias Capital  | Noticias de la Ciudad de Buenos Aires.
Instagram Barrio de Palermo  | Instagram Palermo Noticias.
Instagram Barrio de Colegiales  | Instagram Colegiales Noticias.