Evalúan habilitar espacios al aires libre de bares y restaurantes, para reactivar a unos de los sectores más castigados por la pandemia.

Recoleta love

Mesas y sillas en terrazas y veredas respetando y garantizando las medidas sanitarias para evitar la propagación del virus y darle un respiro al sector.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires examina habilitar terrazas y espacios en la calle para impulsar la actividad gastronómica.

Mientras esperan la autorización del Gobierno Nacional, la Ciudad de Buenos Aires se encuentra elaborando un protocolo para habilitar los espacios al aire libre de bares, restaurantes y afines. Mientras tanto, desde el sector, piden desde sus redes sociales, volver al trabajo bajo el lema “no más sillas al revés”.

Tras cinco meses de aislamiento social obligatorio, el sector gastronómico es uno de los más golpeados como consecuencia de la pandemia, y precisa agregar algo más al take away y delivery, modalidades con las que se vienen sosteniendo hasta el momento.

Por tal situación, Ciudad considera habilitar los espacios al aire libre de bares y restaurantes como terrazas y veredas, respetando la disposición de las mesas para garantizar el distanciamiento físico y algún tipo de “demarcación del espacio público” y habrá servicio de atención de mozos.

La fase actual del aislamiento social preventivo y obligatorio en el área metropolitana de Buenos Aires (), que comprende la Ciudad y el Conurbano, termina .

A partir el 31 de agosto fecha de finalización de la actual fase del aislamiento en el AMBA, el Gobierno porteño podría disponer la reapertura de algunas actividades como parte del Plan de Puesta en Marcha en la Ciudad. Los términos, serán definidos por los Ejecutivos nacional y provincial, entre el miércoles y jueves de esta semana.

Mientras tanto, en la Ciudad y la provincia, el sector se manifiesta a través de sus redes sociales con la campaña “No más sillas al revés”, pidiendo algún tipo de reapertura para evitar el cierre de negocios y la pérdida de fuentes de trabajo.

“Mientras el país pierde el 20% del trabajo, nosotros el 75%. Cada día que pasa se cierran 90 locales gastronómicos y el desarrollo que generan alrededor. Nos estamos extinguiendo y nos siguen cobrando impuestos como si nada pasara. Ya no podemos seguir así”, se lee en el texto que acompaña la iniciativa en Instagram.