Estacionó para ayudar a indigente y la grúa se llevó el auto con su hijo dentro

El hecho, ocurrió el miércoles pasado a las siete de la tarde en la esquina de las calles Pagano y Tagle. La mujer dejó el auto estacionado con su hijo en el interior quien dormía. Al regresar, la grúa se había llevado el vehículo con el menor dentro. Una mujer estacionó su auto para ayudar a un indigente, momento en el cual una grúa del Sistema de Tránsito Ordenado le llevó el vehículo, en el que estaba su hijo de siete años durmiendo y, cuando se quejó, amenazaron con denunciarla por abandono de persona.

“Estacioné el auto, llevaba ropa y comida, mi hijo Santino me acompañaba, cuando bajé se quedó dormido, no puedo despertarlo, abro la ventanilla y bajo a la vuelta para llevar las cosas”, declaró la mujer a los medios.

Todavía sorprendida por lo que ocurrió, Miriam relató cómo ocurrieron las cosas:

“Entrego las cosas, vuelvo, veo que Santino sigue durmiendo, me quedo charlando dos minutos con el señor y cuando vuelvo se habían llevado el auto. Empecé a gritar, vecinos me escucharon, me dieron plata y me dijeron que vaya atrás de la Facultad de Derecho. Se me cruzó todo en una milésima de segundo. Otra señora me confirmó que la grúa se había llevado el auto”, reseñó.

La mujer admitió que la situación le provocó “un susto tremendo, por pensar a la velocidad a la que van, por si mi hijo se despertaba, si se podía bajar del auto, se me pasaron todas esas cosas en un minuto. Pedí un taxi, me fui volando al lugar, llegué a los gritos desesperada, desaforada y empezaron a buscar el auto”.

Miriam destacó que su hijo “seguía durmiendo, no fue consciente de que había sido llevado en una grúa”.

Para comprobar que se habían llevado el auto con alguien adentro, a la mujer le dijeron que tenía que llamar a la Policía, que concurrió al lugar y, si bien al principio le dieron contención, “un policía habló con uno de los responsables de las grúas, volvió con un discurso cambiado diciendo que me iban a hacer a mí una denuncia por abandono de persona”.

“Me puse muy mal, a llorar, lo único que me faltaba era ir presa por ayudar a una persona. Nadie me pidió disculpas”, se quejó Miriam, que confirmó que debió pagar 750 pesos por el acarreo, a lo que falta la multa y la eventual denuncia por abandono de persona.