El Pellegrini tomado. Los alumnos reclaman tener que convivir con ciertas autoridades de dudosa reputación.

Se trata de un docente de Educación Física que fue designado como asesor por las autoridades de la Universidad de Buenos Aires, de quien depende el Colegio de Recoleta, y hacen referencia también a dos preceptores acusados de violentos a quienes el colegio han ascendido, pese a la oposición y testimonios de los alumnos.

El profesor Roberto Rodríguez, se desempeñó como docente de Educación Física y jefe del Departamento de Educacíón Física en los colegios Pellegrini y Nacional Buenos Aires (CNBA).

La decisión de nombrar a dicho profesor como asesor en la UBA, ocasionó una protesta que terminó en la toma del Colegio ubicado en el barrio porteño de Recoleta.

El profesor Rodriguez carga con una denuncia, realizada en 2017 por alumnos de ambos colegios universitarios que aseguran haber visto al profesor, seguir en Twitter cuentas de pornografía infantil.

La presidenta del Centro de Estudiantes del colegio Carlos Pellegrini, Ana Bellati relata como Rodríguez “encerró a uno de los alumnos que había visibilizado la situación en la vicerrectoría del Buenos Aires, en complicidad con otros docentes y con su secretaria custodiando la puerta para que no entrara nadie y lo amenazó; fue una situación muy violenta. Le dijo ‘mirá que si yo pego no controlo mi fuerza y rompo dientes’, denunció.

“Pedimos una reunión con García secretario de Escuelas Medias de la UBA porque queremos que haya una respuesta más general de la UBA frente a todas estas situaciones, como estos hombres hay muchos a nuestro alrededor y el reclamo va de la mano con la designación a una asesoría académica a gente que no está capacitada y a la que denunciamos por violencia”, explicó Bellati.

En referencia a la respuesta obtenida frente al reclamo “Las autoridades lo único que nos dicen es que si queremos hacer algo vayamos a hacer la denuncia penal en la Justicia, pero se trata de menores de edad que quizás no quieren denunciar”, agregó la estudiante.

Solicitan también “un consejo de convivencia donde se puedan tratar estos temas para que alumnas y alumnos que no quieran ir a la Justicia puedan dar su testimonio”.

Bellati remarcó además la necesidad de que haya capacitaciones en Educación Sexual Integral (ESI) para personal del colegio y de la Secretaría de Escuelas Medias, de la que dependen los colegios preuniversitarios.
La toma del Pellegrini continúa, con la realización de asambleas de alumnos en cada uno de los turnos.