El blanco, no solo un color. Un estilo de vida

El blanco, la suma de todos los colores. Para muchos “el cuarto color primario” ya que no puede obtenerse mezclando ninguno de ellos.

Según el simbolismo, es el color perfecto. Representante de pureza y perfección, es para muchos no solo un color sino un estilo de vida.
El blanco es luz, pureza y castidad. Por eso es el utilizado en los vestidos de novia.
Los dioses son representados por él, simboliza el espíritu y la paz. Los asiáticos lo llevan para duelar y en Africa se tiene la creencia de que protege a las personas de los demonios.

El color perfecto nos acompaña en la cotideaneidad de la vida y es también asociado a la limpieza, lo que ha de ser higiénico a de ser blanco, pues sobre él cualquier mancha queda expuesta por diminuta que sea.

En aquellos que manipulan alimentos la ropa blanca es casi obligatoria y lo es también en las profesiones que representan esterilidad.

El elegido para todo, no podía pasar desapercibido a la hora de decidir decorar nuestros ambientes, ya que visualmente le da amplitud a los espacios, el blanco nos da la sensación de vacío e infinito y nos proporciona tranquilidad.

El blanco es un color siempre actual, jamás pasa de moda, es elegante y con él se pueden crear delicadas y románticas atmósferas.
El dormitorio y la cocina son los ambientes perfectos para implementar este color. El blanco y sus derivados son ideales para combinar con materiales naturales, maderas sin pulir y utilizarlo para destacar la elegancia de materiales y formas.

Armoniza muy bien con todos los colores, pero especialmente con gris, negro y naturales.

Para un toque de modernidad puedes asociar blanco con negro y adicionar color en detalles y accesorios.
El blanco le da esplendor a tu vida!