Día del corazón. Como cuidar el motor de nuestro cuerpo.

Alimentarse bien y visitar al médico es fundamental para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Se estima que por año mueren 17,9 millones de personas por causa de enfermedades cardiovasculares, son la principal causa de defunción de personas en el mundo y por lo general no presentan síntomas por lo que es muy importante prevenir.
Para la prevención debemos tener en cuenta algunos de los factores de riesgo, por ejemplo: hipertensión arterial, obesidad, colesterol elevado,
tabaquismo, diabetes, sedentarismo y estrés.

Lo indicado es visitar al médico periódicamente y realizarse chequeos e implementar hábitos saludables.

Entre los hábitos saludables se recomienda hacer actividad física tres veces por semana durante 30 minutos, evitar fumar, bajar el consumo de sal, y alimentarse adecuadamente es fundamental.

A continuación 10 alimentos que ayudan a cuidar tu corazón.
Nueces:
Todos los días una porción reduce el colesterol y alivia la inflamación en las arterias del corazón.

Almendras:
Contienen fibras y grasas saludables para el corazón y ayudan a bajar el colesterol “malo” (LDL).

Legumbres:
Proveen de nutrientes, como ácido fólico, antioxidantes y magnesio, aportan fibra y colaboran con el control del colesterol y los niveles de azúcar en sangre.

Acelga:
Es rica en magnesio y potasio, que contribuyen a regular la presión arterial.

Cerezas:
Poseen antocianina, que ayuda a proteger los vasos sanguíneos. Cuando es fresca, tiene efecto antioxidante.

Naranjas:
Ricas en pectina de fibra, buena para combatir el colesterol, y potasio, que ayuda a controlar la presión arterial.

Arándanos:
Son muy buenos para proteger el corazón dado que poseen caroteno, luteína, vitamina C, ácido fólico, magnesio, potasio y fibra.

Aceite de oliva extra virgen:
Es rico en antioxidantes llamados polifenoles, que protegen los vasos sanguíneos. Además, es una buena fuente de grasas monoinsaturadas.

Salmón:
Fuente de ácidos grasos omega-3, los cuales permiten reducir el riesgo de trastornos del ritmo cardíaco y la presión arterial. Disminuye los triglicéridos sanguíneos y ayuda a reducir la inflamación.

Atún:
Con los mismos beneficios del salmón, es recomendable optar por el que viene al agua y no al aceite.