Denuncia contra el Hospital Rivadavia por homicidio culposo, tras la muerte del enfermero José Aguirre.

Recoleta love

Su familia denuncia que el nosocomio lo envió a la primera línea sin los elementos adecuados para evitar el contagio del virus y sin tener en cuenta la edad y los problemas de salud que tenía el enfermero.

José Aguirre el enfermero que falleció hace un mes por coronavirus, trabajaba en el Hospital Rivadavia. Con 56 años de edad y problemas de hipertensión, luchaba contra el virus y para mantener a su familia. Tras 14 días de internación en el Sanatorio Anchorena, murió en soledad. Ahora, su familia denuncia al Rivadavia por homicidio culposo.

Según dejaron trascender algunos de sus compañeros de trabajo, el enfermero no podía pedir una licencia aunque se encontrase dentro del grupo de riesgo, por tratarse del único sostén de familia.

En diálogo con los medios una trabajadora y compañera de José declaró que: “Por un lado, había cierta presión de los jefes para que continuáramos prestando servicios. ‘Hay que poner el cuerpo’, nos decían. Por el otro, te solicitaban una gran cantidad de estudios para constatar tus patologías”. “Yo soy asmática. Presenté dos certificados y me los rechazaron. Me pidieron una espirometría, que tuve que pagar de forma privada, y recién ahí conseguí que me la otorgaran, me demoró varios meses y mientras tanto seguí trabajando”, confirmó.

Mientras desde el nosocomio ubicado en el barrio de Recoleta afirman; que nunca tuvieron faltante de insumos para sus trabajadores y trabajadoras, una versión muy diferente de lo que denuncian sus empleados.
A propósito del hecho, según figura en la denuncia judicial, el enfermero “sostuvo varias discusiones en el Hospital porque les negaban las mascarillas N95 y camisolines aptos para este tipo de exposiciones y, con el fin de protegerse, tuvo que comprárselos él mismo abonándolos con dinero propio”.

Desde el 20 de marzo, la muerte de Aguirre fue la número 14 entre los trabajadores de la salud.
“Sabiendo que José Aguirre no podía estar expuesto al contacto de pacientes con COVID-19, por las condiciones que presenta su legajo médico, no tuvieron el menor reparo en hacerlo asistir a pacientes contagiados de coronavirus sin los elementos de protección personal adecuados” consta en la denuncia penal por homicidio agravado contra el Hospital Rivadavia, que presenta Franco, uno de los cuatro hijos de Aguirre, representado por el abogado Marías Morla.

“El Hospital y el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires -encargado de ejercer un control- tienen un deber de cuidado con sus trabajadores ya que debido al conocimiento que poseen sobre la materia por ser expertos en el tema, no pueden exponerlos a un evidente contagio del virus que, en el caso de mi padre, por sus características, traería consecuencias fatales. Esta circunstancia se agrava cuando además de exponerlo a ese riesgo, no le brindas la protección adecuada para intentar EVITAR o DISMINUIR un posible contagio. Es evidente la responsabilidad que poseen los responsables de estas instituciones ante este resultado”, se expresa en el escrito.