COAS se despide

Durante 47 años COAS donó aparatología a los hospitales públicos para que los pacientes recibieran una atención médica a tiempo y de calidad. En la última década sumamos la educación al apoyar a escuelas de enfermería.

Actuamos en el ámbito de CABA en 32 hospitales públicos, el SAME, el Instituto Pasteur, el Taller Nazareth y en escuelas de enfermería. A nivel nacional apoyamos hospitales de la zona de AMBA y de varias provincias.

Recibimos el aporte vital de innumerables personas, organismos, empresas e instituciones que conformaron una verdadera comunidad en torno a nuestro proyecto solidario.

Hoy, al mirar hacia atrás, pensamos en el camino transitado. Desde el primer día nos constituimos como una empresa social. Quisimos innovar en el modo de recaudación: ideamos emprendimientos comerciales y destinamos las ganancias a nuestro fin solidario. Así nació la queridísima Feria de las Naciones, nuestra principal fuente de ingresos.

Aprendimos a construir credibilidad. Establecimos alianzas y planificamos en equipo. Permanecimos fieles al cumplimiento de nuestra misión. Ser transparentes fue casi una obsesión. Atravesamos varias crisis, pero tuvimos un motor poderoso: la necesidad de que el paciente hospitalario tuviera una atención a tiempo y de excelencia.

Hoy nos toca decir que llegamos hasta acá. La compleja coyuntura económica no nos permite seguir adelante. Nos duele, pero también nos enseña humildad y fortaleza. Sentimos haber cumplido. Hemos destinado, y seguiremos destinando hasta el último peso que fue generado hasta ahora en nuestros queridos hospitales.

Esta es nuestra verdad. Fueron años de intenso trabajo, desafíos y logros. Sólo queda decir gracias, miles de gracias a todos. COAS vivirá por siempre en nuestros corazones y esperamos que en el de todos ustedes.