Presidente, el bar argentino que califica entre los mejores del mundo. Un sofisticado espacio en Recoleta.

El ranking internacional más importante y prestigioso del rubro The World’s 50 Best Bars, considera que Presidente, es uno de los mejores bares del mundo, y lo posiciona en el puesto N°53 a nivel mundial.

A poco menos de dos años desde su apertura en el barrio de Recoleta este exclusivo espacio se encuentra en Quintana al 100 ubicado dentro de un petit hotel. Y se ha sabido ganar el puesto entre los más valorados del planeta por sus singulares características.

La ubicación fue una de las premisas que planteó Seba García, ex embajador de Campari cuando le propusieron armar un bar desde cero. El pedido fue claro, que no se situara en Palermo y que lleve nombre en español. El principal objetivo siempre estuvo puesto en: ofrecer un buen servicio con foco en una gastronomía de identidad argentina.

Sobrio y elegante, es una mezcla perfecta de glamour y rock propia del cantinero. El ambiente es imponente, pero descontracturado. Presidente entiende de lo que se trata brindar servicio, por eso es creativo y cuida el detalle y nos recuera que Buenos Aires posee un altísimo nivel de gastronomía pero para que sea de excelencia debe ir acompañado de un muy buen servicio.

La antigua casa que aloja al bar se divide en cuatro sectores: la barra principal; el jardín de invierno donde se puede fumar; la biblioteca, un espacio escondido con otra barra de coctelería clásica y música cubana; y el laboratorio. El jardín cuenta con un eficiente sistema de ventilación para evitar el humo.
 
El menú de bebidas se compone de los Cocteles Presidente, la carta de autor; y los Clásicos Presidente. Hay sabores para todos los paladares y el común denominador es el producto nacional. Cada cóctel tiene al menos un ingrediente local de la más alta calidad.
 
Todos altamente recomendables como el Buenos Aires Zombie, por su presentación, es un cóctel que además de sus rones y frutas tiene Pineral y licor triple sec Carajo de la Patagonia.

El Christallino tiene vodka Finlandia, un destilado de peras williams de Río Negro que da nombre al cóctel, jugo de limón, almíbar, soda y va decorado con pepino y eneldo. Excepto el vodka, todo es producto nacional.
 
El Julep Pampeano tiene entre sus ingredientes cedrón de La Pampa y viene en un elegante mate de madera.
El Primera Dama lleva unas gotas de aceite de oliva Zuccardi.
El Bloody Mary tiene jugo de tomates orgánicos de Mendoza y pimentón de Cachi. Por citar algunos.
El cóctel con malbec mendocino, Tinto Negro, con malbec, pomelada especiada, jengibre, bitter, piel de pomelo rosado, menta y reducción de berries.
El Negroni merecen un párrafo aparte, se destaca el Negroni Presidente con gin Bombay Sapphire con hibiscus y especias, Campari, Martini rosso, licor de marraschino, bitter y piel de limón. Súper aromático, seco y perfumado.

A cargo del chef Martín Ávalos la comida a destacar. Imperdibles empanaditas de osobuco.
Las extraordinarias opciones de sushi como el tiradito de pulpo, los niguiris de salmón ó el Tako roll con pulpo, Philadelphia, furikake y tomate cherry.
Como principal se recomienda el ojo de bife o el pulpo panka grillado.

Y para finalizar, un cacao cremoso con avellanas y dulce de leche de oveja patagónico, nada puede ser mejor.
Hay tés diseñados para el bar por Inés Bertón y el café viene acompañado de un chocolate y un shot helado de Cynar 70.
 
El equipo que lleva adelante esta espectacular propuesta, esta compuesto por Seba García como Director Creativo, Gon Cabado como Jefe de Barra junto a Sabrina Traverso y Martín Fernández. María Laura Núñez es la Jefa de Salón y sommelier. Santiago Elkin junto a Juan Quijano en la barra de la Biblioteca. Sofía Piga hace la mise en place. Y el chef es Martín Ávalos.
 
Con la premisa de que un cóctel es un todo: los ingredientes, la cristalería, el garnish, el posavasos, la ambientación, la música y especialmente el servicio; Presidente es contundente en que la coctelería puede ser exquisita, sofisticada, argentina, y llegar muy lejos.