Esculturas de Recoleta: homenaje al Gral. Carlos Maria de Alvear.

Ubicado en las intersecciones de la calle Posadas y Av. Alvear, en el barrio de Recoleta, el monumento ecuestre a Carlos María de Alvear, se luce en la Plaza Julio de Caro, al otro lado de la Avenida Alvear, exactamente enfrente de la obra que honra a su hijo Torcuato de Alvear.

Esta grandiosa obra, realizada por el escultor francés Antoine Bourdelle muestra al Gral. Carlos María de Alvear montado en un esbelto caballo, con su mano derecha en alto y sujetando su cabalgadura con la izquierda, acomodada sobre un pedestal de granito pulido de 13 metros de altura realizado por arquitecto Alejandro Bustillo. Realizada totalmente en bronce, destacan en su base tres figuras representativas de “La Libertad”, “La Victoria”, “La Fuerza” y “La Elocuencia”.

Diez años demoró el artista en finalizar su obra. Una vez terminado el monumento fue enviado a Buenos Aires desde Francia en el año 1925. Al año siguiente en 1926 era inaugurado en la ciudad de Buenos Aires y se encuentra en su ubicación actual desde el 16 de octubre de 1926.

La ciudad homenajea a Carlos María de Alvear (1789-1852), quien fuera un polémico militar y político argentino, abuelo de Torcuato de Alvear, primer intendente de la Ciudad de Buenos Aires. Adicionalmente Carlos María de Alvear fue el 2° Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata durante el año 1815.

Carlos María de Alvear fue hombre fundamental para el General San Martín por su valiosa colaboración en la creación del Regimiento de Granaderos a caballo.

Fue presidente de la Asamblea del año XIII, luego Director de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Muere en Estados Unidos en 1852.

La obra fue entregada al gobierno argentino en un acto presidido por el Ministro de Bellas Artes de Francia en el Salón de las Tullerías de París, llevado a cabo en el año 1923.

La escultura conmemora también, la Batalla de Ituzaingó en la que se enfrentaron los ejércitos uruguayo-argentinos con el de Brasil.