El aumento de la carne llega al mostrador tras suba de hasta 17% en Liniers

Efecto dólar: precio de la carne se refleja en la suba de la moneda estadounidense. Primero con aumentos de los valores en el Mercado de Hacienda de Liniers, con subas del 8% en un día y el martes, de hasta 17%.

El aumento se debe a que hubo una retracción de la oferta ganadera ante la volatilidad cambiaria. Y ahora las remarcaciones llegaron a supermercados y carnicerías. Se estima que en la semana la carne subió un promedio del 15% en los mostradores al público.

Por el asado que se conseguía a $100 por kilo en agosto, ahora está no menos de $120 y en otros casos hasta $185. Algo similar sucedió con los bifes con hueso, que de $120 por kilo superaron los $150 y más también. La nalga o la bola de lomo, para milanesas, y el vacío pasaron de $140 a $170 pesos, en los mejores casos. Al lomo resulta casi imposible conseguirlo a menos de $200. Lo que más sale en estos días, aseguran los carniceros, es la pulpa y la carne picada, para acompañar con guarniciones.

Hay diferencias de precios según las zonas residenciales, por el diferente poder adquisitivo. Aunque todos los locales de venta al público de carne han quedado alcanzados por el impacto de la trepada del dólar, desde los $30 del martes 28 de agosto a los $40, el valor en torno al cual oscila el tipo de cambio desde el jueves 30.

El asunto es cómo se sigue formando el precio una vez que los animales salen del predio de Mataderos hacia los centros de faena. Operadores del sector describieron que la hacienda en pie subió 4 pesos y eso se duplica en la media res en el frigorífico. Y vale unos $16 más en promedio por kilo cuando lo recibe el carnicero, todo lo cual lleva a 20 pesos más, como mínimo, cuando lo paga el consumidor final.

El presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Ciudad de Buenos Aires considera que “es muy preocupante. Seguramente venderemos menos cantidad, porque junto con la suba general que ya se está viendo de los combustibles, por ejemplo, la gente verá muy reducido su poder adquisitivo. Pero no nos queda otra que trasladar la suba porque la media res ya nos llega con valores superiores a $100 por kilo”.

El consumo de carne vacuna es de 68 kilos por habitante y por año en la Argentina; uno de los registros per cápita más altos del mundo.