Martín Churba presentó su colección Primavera/Verano en una de las exposiciones artísticas más importantes del momento en el Recoleta.

Alta costura y Arte se fundieron en la más reciente presentación de la nueva colección de Martín Churba en el Centro Cultural Recoleta.

El diseñador se apropió de la muestra “Naturaleza muerta”, del colectivo artístico Doma, para que sus modelos desfilaran.

“Naturaleza muerta”, una instalación participativa que conmemora los 20 años del legendario colectivo Doma, se inauguró en el Centro Cultura el 11 de mayo de 2018. Martín Churba la conoció hace poco más de un mes. “Cuando la vi, pensé: qué buena puesta para un desfile”. Ese impacto lo llevó a tomar la decisión de presentar su colección Primavera/Vera con la muestra como pasarela. El universo conspiró a favor en el contacto con Doma, presentación de la propuesta al Centro Cultural, y llegar a día de hoy, a propósito del Designers Buenos Aires.

Aunque la locación para el desfile se resolvió hace poco, Churba dedicó cuatro meses de trabajo a la propuesta. “En esta coyuntura como de quiebre social hay que trabajar en una cuestión creativa como muy en el aire”, explica, en relación con los costos y los vaivenes de la economía argentina. Entonces, “trabajamos esa idea del ensayo, que sea como una prueba y de que esté la posibilidad de chequear el dispositivo” creativo. “Naturaleza muerta” le permitió al diseñador hacer que sus modelos salieran de un sarcófago, atravesaran una alfombra roja llena de flahses, y hasta emerger de inmensos cepillos como los que usan en los autolavados.

A través de su ya extensa carrera y su firma Tramando, Churba logró entrar en mercados como el japonés a través de sus creaciones. Consultado acerca de por qué los diseños argentinos resultan atractivos a los asiáticos, reflexionó: “Esto (en relación a las propuestas) atrae a cualquier amante de la moda porque, básicamente, es una investigación muy personal. Entonces, cuando uno se acerca a gente que investiga profundamente, si te gusta la moda, lo que ves te interese”.

El cierre del desfile, a diferencia de la clásica alineación de las modelos sobre la pasarela, las dispuso a cada una de ellas en un área de la exposición, como si de pronto esa “Naturaleza muerta” se mezclara con la vida. Esa fusión da con uno de los ejes temáticos de la muestra, en palabras de su autor: lo etéreo.
Los otros dos son el color y lo líquido, en atrevidos y elegantes cortes. Naturaleza viva.