Para paladares exigentes. Vía Maggiore la heladería icónica del barrio de Recoleta.

Desde Pordenone al norte de Italia llegó Alfredo Zanetti a la capital de la Argentina en el año 1955. Por su oficio de carpintero, Alfredo diseñó y construyó los muebles de trece heladerías porteñas.
Hasta que tocó tener la propia, y así se gestó la tradición de Via Maggiore en el barrio de Recoleta. Abriendo sus puertas el día 24 de diciembre de 1981 esta heladería se convirtí inmediatamente en un éxito rotundo, tanto así que Zanetti no llegó antes de las doce de la noche para brindar con su familia.

Tanto los muebles como la cartelería fueron diseñados por Alfredo y se conservan intáctos, él con más de setenta años es el encargado de despachar los helados en el turno noche y de supervisar que todo salga a la perfección. “Vienen clientes con el paladar muy exigente que buscan un verdadero helado artesanal. Respetamos las recetas tradicionales y elegimos la mejor materia prima. Cuando vos entrás a la heladería hay olor a dulce de leche casero y la vainilla está hecha con chaucha de vainilla”, declara Mirella, su hija, quien trabaja en la empresa familiar desde pequeña.

Via Maggiore se hizo conocida por el sambayón. “En Italia se escribe sabayón, no sambayón por eso, en la cartelera lo escribimos así”, dice Mirella, orgullosa de que algunos vecinos digan que este este es “el mejor de Buenos Aires”. También tienen sabores propios como el chocolate amargo Maggiore con nueces, higos, pasas de uva y rhum o la crema Turca con crema de nuez, nueces e higos. Para los que buscan sabores más tradicionales se destaca el dulce de leche (casero) y el Pistacchio hecho con fruta importada de Italia.

Via Maggiore se encuentra en Av. Callao 777 y es la heladería artesanal por excelencia.